Los Dumbledore

La familia Dumbledore adquirió nefasta popularidad cuando Percival Dumbledore fue enviado a Azkaban por atacar a tres muggles. Los hechos fueron reportados por El Profeta pero no se conoció la verdadera historia hasta más de un siglo después, tras el fallecimiento de Albus Dumbledore.

Del matrimonio de Percival y Kendra Dumbledore nacieron tres hijos: Albus, Aberforth y Ariana. En 1890 aproximadamente, un arrebato mágico de la pequeña Ariana provocó un accidente con tres muggles, y Percival fue arrestrado por el Ministerio de Magia ganándose la reputación de perseguidor de muggles. Fue encarcelado en Azkaban. Mientras tanto, su esposa y tres hijos se marcharon de Moho-En-El-Páramo, pueblo donde residían, para iniciar una nueva vida en el Valle de Godric.

En el nuevo hogar, Ariana era cuidada cariñosamente por su madre Kendra y hermano Aberforth, mientras Albus iba cosechando grandes éxitos en su carrera académica en Hogwarts. Justo después de graduarse y cuando estaba a punto de emprender un viaje por todo el mundo, Kendra Dumbledore falleció en uno de los arrebatos insostenibles de magia de Ariana. Corría el año 1899.

Aberforth quiso encargarse de su hermana, pero Albus insistió en hacerlo él mismo. Sin embargo, el conocer a Gellert Grindelwald truncaría sus destinos. Tras semanas de obsesión con las Reliquias de la Muerte, hubo un duelo a tres bandas en la casa de los Dumbledore en el que Ariana resultó muerto. Nunca se supo de quién procedía la maldición.

En el entierro de Ariana, Aberforth rompió la nariz a su hermano de un puñetazo. Su relación quedaría muy distanciada a partir de entonces, aunque seguían teniendo contacto. Aberforth participó en la primera Orden del Fénix, mientras que entre 1997 y 1998 puso especial interés en ayudar a Harry tal y como habría hecho su hermano. Sus destinos fueron muy distintos, a pesar de todo: mientras que Albus Dumbledore tuvo una carrera de éxitos, Aberforth se quedó en la taberna Cabeza de Puerco.

Albus menciona a su tía soltera Honoria en sus anotaciones de Los Cuentos de Beedle el Bardo, aunque se desconoce si ésta bruja era hermana de Percival o Kendra (BB).

Significado del apellido: Dumbledore es una antigua palabra inglesa que significa abejorro. "Elegí el nombre porque es mi imagen de ese brujo benévolo -siempre en movimiento, zumbando para sí mismo- y, además, la sonoridad de la palabra me gusta" (JKR).

Percival Dumbledore
Casado con Kendra y padre de Albus, Aberforth y Ariana, se ganó una injusta reputación de perseguidor de muggles y fue enviado a Azkaban. No se tienen más noticias suyas.

Kendra Dumbledore
Esposa de Percival, trasladó a toda la familia al Valle de Godric después de la encarcelación de su marido. Se le ha acusado de avergonzarse de su hija squib, pero lo cierto es que esta bruja nacida de muggles sólo quería proteger a Ariana del peligroso mundo exterior. Falleció en verano de 1899 en un arrebato mágico de la pequeña que no pudo sostener. Asistieron muy pocas personas a su entierro, en el Valle de Godric. Una inscripción en su tumba reza: "Allí donde esté tu tesoro, también estará tu corazón" (RM).

Albus Dumbledore
Muy reservado a la hora de hablar de su familia, Albus apenas mencionó a su hermano Aberforth en alguna ocasión. Pese a todo, su mayor deseo y reflejo en el Espejo de Oesed fue ver a los suyos juntos y vivos. Albus tuvo una juventud egoísta más dedicada a su carrera que a sus seres queridos, y ni siquiera puedo repararlo tras la muerte de su madre. Se sintió culpable del fallecimiento de Ariana y no se defendió cuando Aberforth le rompió la nariz de un puñetazo.

Aberforth Dumbledore
Segundo hijo de Percival y Kendra, Aberforth nunca fue tan brillante como su hermano y mucho más propenso a los duelos. Con todo, era el hermano favorito de Ariana y quien más se preocupó de sus cuidados. Por eso nunca perdonó la desatención de Albus cuando la pequeña cayó muerta.

Ariana Dumbledore
La pequeña de los Dumbledore tuvo una vida trágica. Con sólo seis años fue atacada por tres jóvenes muggles al verla conjurar magia y nunca pudo recuperarse del incidente. Siempre necesitó continuos cuidados y vigilancia y su madre Kendra intentó que no le faltase nada. Fue a raíz del accidente cuando la familia se mudó al Valle de Godric. En uno de esos ataques de magia, los poderes de Ariana acabaron con la vida de Kendra. Aberforth quiso cuidar a partir de entonces a la niña, pero Albus insistió en que terminase el colegio y él se cuidaría. Lamentablemente el asunto de las Reliquias de la Muerte le tuvo muy concentrado y en un duelo en la casa de Albus, Aberforth y Grindelwald la pequeña falleció. Está enterrada en el Valle de Godric junto a su madre y una inscripción en su tumba reza: "Allí donde esté tu tesoro, también estará tu corazón" (RM).

contenido original © 2007-2008 El Cronista de Salem
ilustración de Ariana Dumbledore © 2007 Mary Grandpré
Contenido Original: 28/9/2007 ~ Última Actualización: 1/12/2008