Andén 9¾
Para coger el Expreso Hogwarts que les lleva hasta Hogwarts, los estudiantes deben llegar hasta el Anden 9¾ de la estación londinense King's Cross. El Andén no está visible para los muggles. Para entrar has de correr y atravesar la sólida barrera entre los andenes Nueve y Diez. Pasando el muro, se encuentra el andén y una placa de metal que reza "Anden 9¾". Una locomotora de vapor, de color escarlata, espera en el andén lleno de gente, Un rótulo dice "Expreso Hogwarts, 11 h.". Hay una arcada de hierro que parece ser la taquilla, con las palabras "Andén Nueve y Tres Cuartos". El lugar está lleno de brujas y magos que despiden a sus hijos, con lechuzas y gatos entre todo el tumulto. También hay un revisor que avisa del momento idóneo para que los magos crucen la barrera (OF38).

El Andén podría haberse cambiado de un lugar a otro, siendo en 1991 el primer año que está situado en el Andén 9¾, ya que Molly Weasley pregunta: "¿Y ahora? ¿Cuál es el número del Andén?".
Tiene poca lógica que pregunte esto la Señora Weasley en 1991, cuando ya debería haber ido en decenas de ocasiones al lugar: cuando era estudiante de Hogwarts o despidiendo a sus hijos, desde que Bill Weasley cumplió los once años. En cambio, no sabe donde está. ¿No será por que cambian el andén el año en que Harry, Ron y Hermione llegan a Hogwarts?

J.K. Rowling admite que cometió un error cuando situó el Andén 9¾ en la estación King's Cross: "Escribí el Andén 9¾ cuando estaba viviendo en Manchester, y lo hice pensando en Euston. Por lo que nadie que haya estado en los andenes reales 9 y 10 de King's Cross encontrará una gran similitud a los andenes descritos en el libro, y eso es por que pensé en Euston todo el tiempo" (HPM).

La visión de Harry de King's Cross y Dumbledore
Tras ser golpeado con la maldición mortal de Voldemort en el Bosque Prohibido, Harry Potter fue a parar a un lugar que le recordaba a King's Cross, un "limbo entre la vida y la muerte" (CB). Después de verse desnudo y vestirse, se encuentra con al fallecido Albus Dumbledore. Aunque la estación que ve Harry en su mente no es idéntica a la real, estando más limpia, vacía y sin trenes. Aunque todo ocurre dentro de la cabeza de Harry, Dumbledore explica que no hay motivo para pensar que eso no es real. En la imagen también está una criatura amorfa, que es en realidad un Voldemort condenado (RM35).

contenido original © 2004-2008 Daniel y El Cronista de Salem
ilustración original © 2003 Mary Grandpré
Contenido Original: 1/4/2004 ~ Última Actualización: 6/9/2008